Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

lunes, 5 de mayo de 2014

PISCIA DI GALLU


Córcega, 15 de abril. Nuestro tercer día en la isla era el señalado para entrar en el que quizá es el barranco más famoso de la isla, el Piscia di Gallu. 

el escenario es realmente bonito
El Piscia di Ghjaddu es una brevísima brecha en un muro de granito, un corto pasillo esculpido pacientemente por el agua en su esfuerzo por abrirse paso en la roca hasta saltar al vacío. Con apenas doscientos metros de longitud total, es obvio que al poco de empezar ya lo hemos terminado, pero sus formas, su intensidad, su ambiente y su belleza hacen de él visita obligada. Quizá no es un barranco superlativo, pero sí es de lo mejor de la isla, aunque en descente-canyon su puntuación de 3.4 lo sitúe por detrás del 3.5 del Purcaraccia. ¿Nos hemos vuelto locos o que? ¿3.5 para el Purcaraccia?

Lo que también será obligado, eso sí, es buscar otro descenso con el que completar la jornada, porque aquí acabaremos rápido. Nosotros escogimos el Baracci.

Centrándonos en el Piscia di Gallu, el descenso empieza con dos pequeñas cascadas que pueden evitarse mediante un pasamanos y un rápel de unos diez metros en seco y por la izquierda hasta una marmita colapsada. Desde aquí hay que cruzar la badina de recepción para llegar a la siguiente instalación.


Natxo en una cabecera, y Guiputxi en la siguiente. No hay pausas.


rápel de acceso al pasamanos de la tirolina

El rápel de seis metros que viene entonces no tiene dificultad, y nos deja muy cerca del siguiente: un plano inclinado de unos ocho metros, esta vez por el agua, tras el que hay que encaramarse a la derecha para acceder al pasamanos que conduce a una tirolina de acero. Efectivamente: ya hemos llegado a la última poza del recorrido, y el espectacular rápel de cincuenta y cinco metros está ahí mismo, al otro lado de la vena y del labio de la marmita que vierte su contenido al vacío. Con caudal, cruzar esa poza sería sin duda lo más comprometido del descenso, técnica y psicológicamente. Sin embargo, y para bien o para mal, en este punto está instalada una tirolina de cable de acero que evita entrar en el agua y cruza limpiamente hasta el inicio del pasamanos de acceso a la vertical final. Por arte de magia, domesticamos el barranco y eliminamos las dificultades, pero también las sensaciones. Cosas de la explotación comercial de este barranco, supongo...




Natxo, cruzando la tirolina de cable

Al otro lado de la tirolina encontraremos un pasamanos colgado que nos aleja unos metros de la cascada: los suficientes como para que no nos sacuda el agua justo hasta pocos metros del suelo. El escenario es realmente bonito, y el salto de agua, espectacular. Son cincuenta y cinco metros limpios hasta los bloques resbaladizos que nos esperan abajo.

Guiputxi, descendiendo junto a la magnífica cola de caballo del último rápel



David, en la última cascada
admirando el final



una foto de la foto del final
Como en muchos de los mejores barrancos, el paso más brillante del descenso es justo el que le pone punto y final. Este rápel es una buenísima forma de despedir un barranco que, a pesar de su brevedad, deja muy buen sabor de boca. Si fuera más largo, sería la bomba.





Datos de interés

Cotación: v4 a5 II

Acceso desde: Zonza (Córcega)

Aproximación: Desde Zonza, saldremos en dirección a Porto-Vecchio (carretera D-368). Recorreremos unos trece kilómetros y encontraremos un amplio aparcamiento, bien señalizado y que en temporada turística es de pago (no en la fecha de nuestro descenso). Después de dejar el coche, tomaremos el sendero turístico que conduce a la cascada. Llegaremos a un llano despejado y veremos nuestro barranco, que lo cruza. Aquí abandonaremos el sendero y seguiremos el cauce hasta el inicio de la garganta donde empieza el descenso. 30 minutos.

Descenso: 2 h 30 minutos según reseña, pero se baja en bastante menos.

Retorno: Al pie de la gran cascada, y por la izquierda, encontraremos un sendero muy empinado que en cinco minutos nos conducirá hasta un mirador. Desde aquí, no tenemos más que seguir el camino turístico de vuelta al aparcamiento. 1 hora.

Material: Cuerdas 2 x 60 m, polea o mosquetón de acero para la tirolina.




Fotos: David Sánchez, Bernat Castells, Xavier

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails