Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

lunes, 26 de junio de 2017

CAÑONES Y BARRANCOS DE LA RIBAGORZA


Dicen que todo hombre, en esta vida, debe plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro para sentirse completo. Como me iba haciendo mayor sin cumplir con ninguno de esos tres objetivos, hace un tiempo decidí ponerme a trabajar para convertirme en un hombre de verdad. Por entonces la jardinería no era lo mío, y lo de los niños no lo veía muy claro, así que escogí empezar por el objetivo más fácil de tachar de la lista: el de escribir un libro.


El proyecto

A decir verdad, la idea de escribir una guía sobre los barrancos de las ribagorzas catalana y aragonesa era algo que tenía que surgir tarde o temprano. Sólo hacía falta empezar a barranquear en serie por estas tierras para comprobar que la información existente sobre la zona era escasa y estaba bastante dispersa. Muchos barrancos contaban con reseñas desfasadas, y otros apenas eran poco más que un nombre en una lista. Además, y aunque parezca mentira, un buen puñado de descensos se había abierto durante los últimos diez años -algunos de ellos por mis compañeros y yo- y esos barrancos no aparecían en ninguna parte. Así pues, fui tomando conciencia de que las guías de barrancos sobre el Pirineo habían dejado un hueco, un vacío, en la Ribagorza... y la idea fue tomando forma mientras recorría estos ríos y recopilaba información, primero de forma difusa y posteriormente con fuerza. Y a medida que avanzaba, fui cogiendo velocidad. Sólo faltaba encontrar una editorial que creyera en el proyecto, y me pareció que el tipo de guías que había publicado Prames sobre barrancos era el que más se parecía al concepto que tenía en mente. Por suerte para mí, les presenté el proyecto y se mostraron interesados de inmediato. Gracias a su buen hacer, su experiencia y su profesionalidad, Cañones y barrancos de la Ribagorza salió a la venta a finales de abril.


progresando por el barranco de Terrés, una de las novedades de la guía

La guía

La obra que hace apenas dos meses vió la luz, pues, tiene por objetivo agrupar todos los descensos conocidos de las partes altas de las cuencas de los ríos Noguera Ribagorzana y su vecino Isábena, situadas en lo que podríamos llamar "Ribagorza oriental": un conjunto de valles de la Alta Ribagorça catalana y la Ribagorza aragonesa que, superando los límites administrativos de Cataluña y Aragón, comparten proximidad y lazos humanos, económicos, históricos y culturales.

Sobre esta zona, la obra recoge cuarenta descensos agrupados por valles, siguiendo criterios geográficos: Viu, Boí, Barrabés, Isábena-Castanesa y Escales. La guía más completa de las que existían hasta ahora, la del Gorgs 2010 -que se editó para aquel evento y que nunca ha estado a la venta- sólo recogía quince… Por desgracia, ha tenido que quedarse fuera de la guía algún que otro buen barranco, como el de la Sallent o Llebriqueto, por estar situado dentro de los límites del Parque Nacional de Aigüestortes.

a los barrancos menos frecuentados hay que ir con material
Sobre cada barranco se describe aproximación, descenso y retorno, y se da toda la información técnica necesaria: grado de dificultad, tiempos, material, tipo de roca, coordenadas gps, época… Se informa también sobre el estado de las instalaciones, que puede ser bueno, regular o malo. Sobre este punto, es necesario decir que entre los objetivos de esta guía nunca ha estado el de reequipar los descensos más precarios. Los descensos más conocidos ya están suficientemente bien equipados; y en el lado opuesto, siempre he creído que los descensos poco o nada frecuentados deben mantener su equipamiento, muchas veces minimalista, para seguir siendo lo que se llama “terreno de aventura”. Obviamente, una cosa es no sobreequipar y otra muy distinta mantener reuniones peligrosas: durante mis descensos he sustituído muchos metros de cordino o cuerdas, muchos maillones e incluso alguna que otra reunión que estaban claramente en mal estado. Esos cordinos o cuerdas quizá no se encuentren en buenas condiciones para cuando vaya el próximo, así que si bien siempre es recomendable llevar un mínimo material de equipar, para muchos de los barrancos de la guía es algo obligatorio.







La descripción de todos los descensos viene acompañada, por un lado, de su topografía, informatizada después de mis observaciones sobre el terreno. Y también viene acompañada de un pequeño croquis en la guía y de un mapa separado. En este último se mezclan mapa topográfico y ortofoto, y en él se puede encontrar el trazado del acceso, el descenso y el retorno, además de los datos básicos del descenso. Este mapa separado es un concepto propio de Prames en sus guías de barrancos y que a mí personalmente me parece interesante, aunque no debería sustituir a los mapas incluídos en el cuerpo de la guía. Pueden llevarse encima el día del descenso y son muy prácticos.



alrededor de estos barrancos hay mucho por conocer
Que una guía de barrancos contiene descensos de barrancos es algo obvio. Sin embargo, a toda esa información deportiva quise añadirle un plus, una aportación extra que fuera interesante para aquellos deportistas que no se conforman sólo con los ríos que bajan, sino que también buscan conocer un poquito el territorio que pisan. El hecho de vivir en estas tierras ha facilitado que durante estos años, al mismo tiempo que trabajaba en la guía, fuera profundizando en su historia: en una arquitectura románica que está por todas partes, no siempre en buen estado; en su pasado industrial, sus minas y centrales; y en sus pueblos, muchos de ellos abandonados tras siglos de penurias y escasez. Son temas que por sí solos dan para escribir varios libros, pero creí que merecía la pena detenerse en ellos, aunque fuera brevemente, y dedicarles unas líneas. A los lectores que se interesen por esos temas, esas cuatro líneas que aparecen en la guía les servirán de puente para llegar a otras publicaciones especializadas sobre ello... y a los que no, les ayudará a comprender mejor el entorno en el que se encuentran los barrancos que van a bajar.


Por último, y al haber tenido la suerte de abrir alguno de los descensos que se recogen en la guía, creí oportuno añadir a la información técnica el relato de esas aperturas, como una forma de mostrar las vivencias y el trabajo que hay detrás de ellas. Algunos de esos relatos ya habían sido publicados en este blog. 

en plena apertura del barranco de Salenques


El objetivo


En definitiva, lo que pretendía con esta guía era dar a conocer las posibilidades de la Ribagorza en cuanto al descenso de barrancos, actualizando los datos de los conocidos, dando a conocer muchos descensos nuevos o de los que apenas existía información, y agrupando todo este trabajo en una única guía que rellenara el agujero negro que existía en esta zona. Y quería hacerlo a conciencia, dando todos los detalles posibles y abarcando todos los descensos conocidos. Si además de ello consigo que el lector, cuando se quita el neopreno, conozca un poquito mejor estas tierras, el esfuerzo habrá merecido la pena.



tercer rápel del Congustro
Fe de erratas 


Pese a las muchas revisiones, tanto mías como de la editorial, siempre se acaba colando algún error de imprenta. La mayoría de las veces su importancia es relativa, pero en ocasiones pueden inducir a error y hay que darlos a conocer.

Estos son los detectados hasta ahora (iré actualizando esta entrada con los que detecte yo y con los que me hagáis llegar):

  • pág. 52 (Sant Martí superior): se ha caído un número en las coordenadas de inicio, que son 322513 4709555.
  • pág. 146 (Tozas-Castrocit): hay un número mal en las coordenadas de inicio, que son 305839 4695622.






4 comentarios:

Afrorizos dijo...

Muchísimas gracias Xavi por todo el curro que hay detrás de una guía así y por compartirlo.

Sin duda a comprarla en breve, la zona lo merece! Una gran desconocida para mi.

Salut!

Xavi Guerrero dijo...

Gracias a tí, Afrorizos! Mucho curro, sin duda, pero valía la pena dar a conocer todo lo que esconde la zona, y que la gente lo pueda disfrutar...

Salut!!

Manel Concernau dijo...

Hola de nuevo, Xavi

Ya te felicité cuando tan solo acababa de recibir el libro y te vuelvo a felicitar una vez lo he "deglutido". Es una guía de barrancos atípica, en el buen sentido, aunando interés e información estrictamente deportiva con otras informaciones que resultan de gran interés. A veces, se olvida que un barranquista no deja de ser un "naturalista de campo", interesado en la geología, la botánica, la geografía humana,...

Yo llevo décadas (desde los primeros 90's!) dando el coñazo a los colegas de mi entidad para explorar barrancos "vírgenes" que han ido "cayendo" uno tras otro, porque cuesta mucho arrastrar a los compañeros para aventuras sin ninguna garantía de éxito, cuando las pocas veces que me han hecho caso, resultó en un barranco (o más de uno en una sola salida) con interés deportivo. Un "reducto" en el que puse mucha insistencia, es el conjunto de barrancos en conglomerado de la margen izquierda del río Cajigar, aguas abajo de Entenza; si echas un vistazo con el visor de Signa, verás unos encajamientos de la ostia (otra cosa es que solo baje agua en otoño o en primavera). Esto correspondería a la "Baja Ribagorza" (comarca de Benabarre); o la parte comprendida entre Sant Gervàs al N y la sierra de Montllobar al S (los barrancos que vierten al Noguera Ribagorzana desde las rocas de castellet, la Serra de Gurp, etc., de los cuales sólo hay 3 referenciados: St. Miquel, Botets y Graller). En fin, no me importaría que en un posterior libro, pillaras la delantera.

Salut!

"Marmitaño"

Xavi Guerrero dijo...

Hola Manel, "Marmitaño"

Pues ¡no sabes como me alegro de que te haya gustado la guía una vez ojeada! Tal y como dices, una parte de nuestro colectivo (no sé si grande o pequeña, aunque espero que numerosa) se interesa no sólo por los barrancos, sino también por su entorno... y es sobretodo a ese tipo de barranquista al que va dirigida la guía. Puede que la tendencia de un tiempo a esta parte haya sido la de publicar guías tipo "lo mejor de esta zona", pero hay muchos descensos que sin tener grandes caudales o ser muy técnicos, tienen el atractivo del terreno de aventura, de estar aislados y ser muy poco frecuentados... y esos descensos también tienen su público.

Curiosamente, el otro día alguien me preguntaba si habría otro libro y le dije que, si se da el caso, seguramente tendría que mover el foco al oeste o al sur, pensando sobre todo en el Cajigar y sus posibles vecinos. Visto el trabajo que da esto (mucho más de lo que parece a bote pronto), creo que de momento me voy a tomar un descanso... pero si me acaba picando el gusanillo de seguir explorando y escribiendo, te aseguro que tendrás noticias mías antes. De hecho, va a ser difícil que no corra a buscar en el Sigpac y similares alguna pista de los barrancos que has comentado :)

Un abrazo, y muchas gracias de nuevo por tus comentarios!! Salut!!

Related Posts with Thumbnails