jueves, 11 de diciembre de 2014

BARRANC DE SANT HONORAT


El hecho de estar lesionado supone que, durante una temporada, no tendré nada nuevo sobre lo que escribir por aquí. Sin embargo, eso no significa que el blog vaya a estar inactivo: toca tirar de archivo -y de ingenio- y rescatar esos descensos que por uno u otro motivo no reseñé. Vaya, ahora va a empezar a colgar descensos de esos que no valen nada, pensaréis. Bueno... intentaré que no sea así. No estoy tan desesperado.

El primero de este remember será el barranco de Sant Honorat, aprovechando que el pasado día 8 de diciembre se cumplieron veinte años de su apertura por Edu Gómez y Alfons Haro. Se trata de un pequeño descenso situado en la comarca leridana del Alt Urgell, a pocos kilómetros de la población de Oliana. Junto a otros compañeros, lo descendí en febrero de este año, mientras preparábamos el Encuentro de Espeleología y Cañones 2014 que se celebraría en la Seu d'Urgell en julio. Finalmente se decidió limitar el libro del encuentro a los descensos inéditos de la comarca, y el Sant Honorat quedó fuera.

las rocas de Sant Honorat, vistas desde el otro lado del barranco de Rumbau































el barranco de la Roca del Corb y su arco de roca
El barranco se encuentra en las rocas que llevan su mismo nombre, un pequeño macizo de conglomerado. En él, el agua ha excavado los barrancos de Sant Honorat y de la Catedral, que caen sobre el barranco de Rumbau, a los pies de estas rocas. El Rumbau recibe también al barranco de la Roca del Corb, que cae sobre él desde el lado opuesto.

Al norte del macizo aún hay un par de descensos más; sin embargo, el Sant Honorat es posiblemente el más interesante de todo el grupo. El recorrido tiene de todo: cuatro rápeles en total, un pasillo muy estrecho e incluso unos metros de cauce subterráneo. Es corto, apenas unas dos horas, y por ello no llega a tener demasiada entidad... pero la jornada puede redondearse combinando el Sant Honorat con uno o varios de sus vecinos. En cualquier caso, estamos ante un conjunto de barrancos secos, de manera que lo mejor es reservar estos descensos para jornadas de otoño o invierno en las que no apetezca ponerse el neopreno.


El acceso es largo en relación a la duración del descenso, aunque las vistas son bonitas. Nosotros escogimos una aproximación alternativa que invierte más o menos el mismo tiempo que la habitual, de manera que más abajo me limitaré a detallar el acceso normal.
aproximación alternativa, llegando desde la Roca del Corb -que puede vese detrás-


Finalizada la aproximación, vengamos por donde vengamos, el descenso se inicia, sin más preámbulos, con un rápel desde un arbolito al interior de una grieta muy estrecha, en la que tendremos que avanzar de lado y sin mochila mientras sorteamos varios bloques empotrados. 

rápel de 10/12 metros al interior de la grieta
estrecheces del pasillo inicial


Tras este pasillo, el barranco se abre. Superaremos una rampa y un breve tramo boscoso y alcanzaremos otro paso curioso: una grieta aún más estrecha que la anterior conduce a un bonito tramo, oscuro y brevemente subterráneo, excavado en la roca. Este paso es evitable mediante un rápel de doce metros situado por encima y a la derecha de la grieta, pero no se me ocurre ninguna razón para saltarse estos breves oscuros.

la entrada a los oscuros, vista desde dentro...
...y la salida, con Kike rapelando desde fuera


Después llegaremos al tramo final, el más inclinado del descenso. Un pequeño rápel de unos tres metros nos conducirá a una fisura vertical de más de treinta metros. Destrepando o mediante un pequeño rápel auxiliar, alcanzaremos la reunión del rápel más alto del barranco (30 m), con el que finalizaremos las dificultades de este descenso propiamente dichas. No obstante, aún tendremos que superar un tramo de bosque y varios resaltes, e incluso algún pequeño rápel ya en el cauce del barranco de Rumbau, antes de encontrar el camino que nos permita quitarnos el equipo definitivamente.


R30m, último del Sant Honorat
superando unos resaltes ya en el barranco de Rumbau


Datos de interés

Cotación: v3a1II

Acceso desde: Oliana (Lleida)

Aproximación: Desde Oliana, saldremos en dirección a la Seu d'Urgell por la carretera C-14, y posteriormente nos desviaremos por la izquierda hacia Peramola. Al llegar a un desvío a la derecha, torceremos hacia el hotel-restaurante Can Boix, y aparcaremos en una explanada justo antes de llegar a él. Seguiremos a pie hacia el hotel, lo bordearemos por la derecha y seguiremos recto para el acceso habitual. La pista se convierte en sendero, supera un estrecho y llega al camino de Sant Honorat. Por este, bien indicado, ascenderemos fuertemente para luego desviarnos hacia el collado de Mu y la Roca del Corb y llanear en dirección a la entrada del Sant Honorat primero y del Catedral después. Tiempo, de 1 a 1h 30 min.

Combinación de coches: Posible, siguiendo una pista algo delicada que parte del pueblo de Peramola hacia el collado de Mu. En ese caso, la aproximación se reduce a 5 minutos.

Descenso: 2 h

Retorno: 1h  por el barranco de Rumbau, más 30 min. de sendero hasta el aparcamiento.

Material: cuerdas 2x30 m. Neopreno innecesario (barranco seco).

Observaciones; Primer rápel equipado en naturales; el resto, a base de parabolts.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

BREVE HISTORIA DE UNA APERTURA INTERRUMPIDA


el primer rápel, de 25 metros

Llevo tres meses planteándome si escribir o no estas líneas. ¿Qué demonios explico, si he ido a abrir un barranco de trescientos metros de largo y no lo he acabado? ¿Que me he lesionado? ¿Y a quien le importa eso?


El caso es que así fue. Practiques el deporte que practiques, tarde o temprano llega el día en que te haces daño. La única diferencia, una diferencia que lo condiciona todo, es que no hace falta un helicóptero para sacarte de una cancha de baloncesto o de un tatami. Allí fuera no tienes un médico y una ambulancia junto al túnel de vestuarios, y cuando llega el momento un barranco es un lugar perfecto para apreciar lo expuesto que se puede llegar a estar. En los últimos meses, diversos compañeros y amigos han pasado por esto y sabrán de lo que hablo...







poniendo un parabolt que nos permita superar el pasillo y los resaltes que se abren a nuestros pies


Didi, acercándose al resalte que me dejó KO
En este país, los mejores barrancos ya llevan tiempo abiertos, aunque todavía pueden encontrarse cosas interesantes por ahí. Este pasado mes de agosto, Didier y yo teníamos localizado en el Pirineo aragonés un barranco corto (unos 300 metros), pero de fuerte caudal y con unos cuatro o cinco rápeles en su escaso recorrido; un descenso breve pero intenso que parecía merecer la pena. Así pues, el día escogido nos cargamos con todo lo necesario y nos pusimos a trabajar. Un acceso de poco más de una hora, unos destrepes... y el primer rápel. Vertical, caudaloso, intenso, de unos 25 metros. Lo dejamos equipado en un árbol y descendemos. Abajo nos espera un pasillo completamente repleto de espuma, con dos resaltes inabordables con este caudal. Flanqueamos por la derecha, y en una pequeña repisa dejamos un parabolt. Mientras recojo el taladro, Didi monta el rápel y supera el pasillo. Le sigo, y en el segundo resalte se acaba mi descenso. Entro en la vena, me desequilibro, se me encaja el pie entre dos bloques, el agua me empuja... y mi rodilla hace crack, aunque aún no lo sé. Es al dar unos pasos cuando mi rodilla se flexiona por donde no toca, y un intensísimo dolor me dice que algo no va bien. Lo que viene a continuación es una escapatoria del barranco, un vuelo en helicóptero, un viaje al hospital, una escayola, unas muletas, una operación, un mareo contínuo por parte de la mútua de la federación, y una rehabilitación que me llevará un tiempo todavía. Y lo que más duele: la cancelación de un par de viajes en octubre y noviembre que llevaba esperando todo el año, y que habrá que aplazar a 2015. En fin... Como suele decirse, los barrancos no se van a mover de allí.

¿Qué barranco estábamos abriendo? Cuando acabemos el trabajo os lo diré.


unos días después, sobrellevando la lesión












Related Posts with Thumbnails