Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

martes, 1 de abril de 2014

BARRANCO DE LIRI


Hace dos semanas, un amigo colgó en su muro, en facebook, la frase "En seis días me enfundo el neopreno". Yo le respondí con un lacónico "Va a llover", pero a pesar de todo, no me descolgué del plan. Seis días más tarde, cuatro barranquistas recorríamos el valle del Cinca bajo un intenso aguacero, como almas en pena buscando un barranco en el que ponernos el neopreno. Aquel día el Abizanda fue el escaso botín con el que nos dimos por satisfechos. Algo es mejor que nada. 

Una vez en casa, volví a comprobar la previsión meteorológica. Al día siguiente, domingo 23 de marzo, se esperaba frío pero no precipitaciones... y se planteaba una buena oportunidad para aprovechar esa lluvia caída y su efecto sobre la nieve. No costó mucho convencer a Didi, y a la mañana siguiente nos acercamos a Castejón de Sos esperando encontrar rugiendo el barranco de Liri, como dos surferos en busca de buenas olas. No podemos quejarnos del resultado.

Para el que no lo conozca, el barranco de Liri se divide en dos partes encajadas muy bien delimitadas, separadas por un tramo intermedio de río resbaladizo y sin interés de unos doscientos metros. La morfología del cañón, bien esculpido pero sin grandes estrecheces y con la mayoría de las pozas repletas de grava, permite disfrutar del descenso con grandes volúmenes de agua. En este caso no encontraremos movimientos de aguas vivas en las pozas -casi ninguna cubre-, pero no por ello hay que relajarse demasiado. Varios rápeles descienden de lleno por el activo, y en ellos el agua sacude con fuerza y la visibilidad desde arriba es escasa.

La primera parte consta de siete rápeles practicamente encadenados.  

primer rápel, desde la instalación exterior
segundo rápel

Con caudal, el tercer rápel es de los más impresionantes visto desde arriba, y no tiene mucho margen para escoger la trayectoria.

el tercer rápel, acanalado y tremendo visto desde arriba



Didi, maniobrando en el tercer rápel
Mucha espuma, pero apenas cubre


Al final del tramo aparece el séptimo rápel, quizá el más espectacular de todos los del descenso con este volumen, y en el que el activo es inevitable.

Sexto rápel, breve pero espumoso
activo inevitable en el séptimo rápel


Acto seguido, el barranco se abre y permite escapar por la izquierda. Un sendero, que sido señalizado con un cartel de madera, conduce a la carretera y al coche de cabecera en cinco minutos. A falta de tiempo, o de un segundo coche, nos podemos plantear descender únicamente esta parte. Nosotros seguimos adelante y bajamos también la segundo tramo. Su primer rápel también nos hace meternos de lleno en el activo.

No se le ve, pero Didi anda a media cascada
R9. No todo se baja por el agua



A veces, el agua impide ver bien el camino a seguir


R10, 14 m
Negociando el penúltimo rápel


Datos de interés

Cotación: v4 a2 III 

Acceso desde: Castejón de Sos (Huesca) 

Aproximación: Antes de acceder a la cabecera, y ya dentro de Castejón de Sos, tomaremos la calle junto a la iglesia para acercarnos al cementerio y dejar un primer coche allí. Después, volveremos atrás y saldremos en dirección a Pont de Suert por la carretera N-260. Al poco, torceremos a la izquierda en dirección al pueblo de Liri, y seguiremos hasta una curva pronunciada a la derecha con una amplia zona para aparcar a la izquierda y un cartel informativo del barranco. Dejaremos el segundo coche aquí, y carretera arriba, unos metros más allá y por la izquierda, accederemos al primer rápel de forma inmediata.

Descenso: de 2h 30' a 3h 30', según grupo y caudal.
canalización que marca el final del descenso

Retorno: Tras el último rápel, veremos a nuestra derecha una antigua canalización muy deteriorada. Junto a él nace un sendero que nos conducirá a una pista. La tentación es cruzar el río y pasar por una casa, pero para evitar molestar a sus moradores, el camino señalizado sigue la pista hacia la derecha hasta cruzarse con un sendero PR. Siguiéndolo, giraremos a la izquierda, cruzaremos el río por un puente y llegaremos a una pista que nos llevará directamente al cementerio (literalmente). 20 minutos, bien señalizado.

Combinación de coches: sí, obligada para el descenso integral. 

Material: Neopreno completo, cuerdas 2x20 m. Equipamiento en buen estado en general.
 




No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails