Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

RIERA DE RUPIT - SALT DE SALLENT



Con agua, la cascada es realmente bonita
El agua es el gran aliciente de los barrancos, pero la verticalidad es el otro elemento que te hace poner serio en esto del descenso de cañones. No sólo por el elemento psicológico de colgarte a cien metros o más del suelo, sino por la logística y la estrategia a seguir a la hora de encadenar rápeles en medio de una pared, utilizando reuniones sin apoyos para los pies y en las que muchas veces no caben más que dos personas. Este pasado fin de semana volvimos nuestra mirada hacia este tipo de descensos y fuimos hasta Rupit, un pequeño y turístico pueblo cercano a Vic (Barcelona) para descender el Salto de Sallent de la riera de Rupit (v5a2II). Se trata de una cascada de unos cien metros de altura muy vistosa y admirada por los senderistas, con la que la citada riera salva los riscos o cingles de Pujolràs.

El descenso aparece en algunas de las guías clásicas de Cataluña -Descenso de Cañones, Barcelona Tomo I de Edu Gómez y Guia pràctica del descens de barrancs i engorjats de Catalunya de Pere Miralles-, y también en alguna otra. Sin embargo, desde 1994 y 1995, años en que se editaron esas guías, las instalaciones han mutado y se han multiplicado, mientras que no han salido a la luz nuevas reseñas que reflejen los cambios. Según hemos leído, la cascada se abrió por su derecha orográfica, y en ese lado han proliferado las reuniones, de tal manera que siguiendo la línea original, hoy puede escogerse entre diferentes instalaciones que permiten fraccionar las dos tiradas de cincuenta metros iniciales y recuperar mejor las cuerdas. La línea de rápeles va por fuera del agua y las instalaciones son buenas, a base de químicos con anilla o bien unidos con cadena. Ésto es lo que pudimos observar en nuestro recorrido por la pared:


Esa línea no es la única posible. En la misma derecha orográfica hay otra más cercana al agua, aunque no sabemos cuántos rápeles la forman ni de qué longitudes: junto al chorro se ven los primeros químicos de un pasamanos cuyo final no se ve desde arriba. Y por último, por la izquierda orográfica, parece que puede descenderse la cascada en dos rápeles: el primero a instalar en una encina y el segundo en una reunión a base de químicos algo escondida, y desde la que se baja hasta el final por el activo. El rápel más largo por aquí sería de 60 metros aproximadamente.

Tenemos curiosidad. Si alguien lee esto y tiene más información de primera mano de esas otras líneas de descenso -número de rápeles, situación, longitudes...-, por favor, que deje un mensaje en este post o nos envíe un mail, y completaremos el croquis de aquí arriba. Gracias.

En lo que a nuestro descenso respecta, partimos de una primera reunión, monopunto, situada en una repisa a la derecha orográfica. En ella montamos un rápel de unos cinco metros, en diagonal, para ir a buscar la segunda reunión, en otra repisa algo más abajo y a la derecha. Desde aquí nos espera un rápel de 25-30 metros -puede que menos, pero es mejor pasarse que no llegar- hasta la siguiente reunión. 


Un alto en el camino hacia R3 para desenredar las cuerdas

La tercera reunión que utilizamos (R3 en el croquis) se encuentra colgada en un saliente por encima de la gran repisa central. Justo al lado, a su derecha, se encuentra otra reunión peor y más antigua, en la que puede colgarse nuestro compañero/a mientras espera su turno...


R3, a base de químicos con cadena, y a su lado la vieja R3a y su cuerda roída

Desde R3, nos descolgamos unos treinta metros hasta R4, una reunión colgada para dos personas máximo, formada por dos químicos unidos por cadena, y unos dos metros más abajo, un solitario químico con anilla (¿punto de espera para el compañero?). Por el camino, a mitad de cascada, se cruza una enorme repisa con tierra y vegetación. Invita a pararse ahí, pero no hay ninguna reunión, salvo un natural en los árboles de la derecha que no parece muy recomendable.


Anaïs superando la repisa, camino de R4


El último rápel es, sin duda, el más estético
Desde R4, ya sólo queda descolgarse unos cincuenta metros hasta la base de la cascada, en el rápel más estético y disfrutón de todos. Aún así, puede fraccionarse una vez más, ya que diez o quince metros por debajo de R4, hay una repisa húmeda y resbaladiza en la que encontraremos una última reunión, también a base de químicos. Si no fraccionamos, el sitio nos servirá para comprobar si las cuerdas llegan bien abajo o no. Ni siquiera caeremos dentro de la enorme badina, sino que llegaremos a una repisa en la que podremos soltarnos y recuperar cuerdas tranquilamente sin tener que bañarnos si no queremos. Algo que empieza a no apetecer.


Siguiendo la línea descrita no tuvimos ningún problema en la recuperación de las cuerdas, ni roces peligrosos. El descenso nos dejó muy buen sabor de boca, aunque eso sí: seguro que con la cascada seca, la cosa cambia. A programar, pues, después de lluvias.



Una vez abajo hay que girarse y admirar la cascada
La foto de recuerdo de rigor



























Datos de interés

Población: Rupit (comarca de Osona, Barcelona)

Aproximación: Entrando en el pueblo de Rupit, superaremos un aparcamiento y giraremos a la derecha, cruzando un puente sobre la riera de Rupit. Dejaremos atrás las casas, y seguiremos por una pista asfaltada. Pasaremos dos bifurcaciones, que tomaremos siempre a la izquierda, y llegaremos a unos prados con espacio de sobras para aparcar. Dejaremos aquí el coche, y continuaremos a pie por la pista, bordeando los riscos y llegando al inicio de la cascada en apenas 10 minutos.

Si en lugar de en coche, hemos llegado en furgoneta, el lugar es perfecto para pasar la noche (es furgoperfecto, vamos...).


Descenso: sólo el Salt de Sallent, de 1 a 2 h, en función del número de fraccionamientos que hagamos.


Riscos o cingles de Pujolràs, a la izquierda del salto
Retorno: El barranco tiene continuidad más allá del salto, pero nosotros no seguimos. A la izquierda orográfica de la badina de recepción tomaremos un sendero, poco trazado al principio pero muy claro a medida que avanzamos y que se mantiene próximo al pie de la pared. Tras unos minutos, llegaremos al camino mucho más marcado que viene del torrente de Gravet: lo seguiremos hacia la izquierda, y ascenderemos por una canal hasta lo alto de los riscos. El camino continúa, primero hasta un mirador, y luego hasta el punto de inicio del descenso. Tiempo: 30 a 45 min. hasta el coche.

Cuerdas: 2 x 60 m
 

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails