Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

domingo, 9 de septiembre de 2012

RIO MONDELLI SUPERIOR


lástima de nubes...
Ossola, duodécimo y último día. La furgoneta asciende sin prisa -qué remedio- por la carretera que lleva a Macugnaga. Los camiones que llevamos delante se las ven y se las desean cada vez que se cruzan con otro de los de su especie en estas curvas. Vamos saboreando los últimos momentos de nuestro viaje, deseando quedarnos un poco más y a la vez llegar ya a casa. Y de repente, ahí está: tras una curva, al fondo del valle y por encima de las nubes, se alza blanco e imponente el paredón este del macizo del Monte Rosa (4.634 m). Me quedo absorto, y llego a la conclusión de que necesitaría al menos una vida más para hacer todas las cosas que me gustaría hacer.

Sin embargo, hay que centrarse. Ya estamos de vuelta, pero hemos decidido apurar y parar camino de casa para hacer un último descenso: el río Mondelli superior (v5a5IV), un descenso muy acuático, técnico -aunque menos que la parte inferior, que no haremos- y también divertido, gracias a los toboganes de su parte final. Con el caudal que lleva, sin embargo, obliga a ser cuidadoso, ya que practicamente todas las cascadas forman movimientos más o menos peligrosos en su recepción.

El descenso empieza bajo una pasarela de madera. Unos metros más arriba hay una bonita cascada que nos atrae con sus cantos de sirena. De hecho, el barranco puede empezarse más arriba de este punto, pero las reseñas que tenemos empiezan aquí y no hay tiempo para experimentar, así que les haremos caso. De esta manera, entramos directamente en materia, a través de un rápel de 35 metros con fuertes movimientos en su base.

pasarela de inicio
el primer rápel, con fuerte drossage a la derecha
























Enseguida vienen otros rápeles más cortos, pero agitados. Si bien R2, por ejemplo, lleva directamente al fregao, la mayoría están instalados por fuera del activo para evitar problemas.

segundo rápel, con una recepción movidita
por una vez, recogiendo cuerda fuera del agua


trepando para buscar la instalación, a salvo de crecidas
rápel por fuera del activo
























Después de los rápeles que forman el tramo intermedio, llegamos una sucesión de toboganes que pondrá punto y final al descenso. Con el caudal que se ve en las fotos todos formaban rebufo.

Harkaitz, a punto de darse un revolcón en este tobogán




























rebufo que no llega a absorber si se entra con velocidad
el final del descenso
























Después de este último rato de diversión, a nosotros nos esperaban muchos kilómetros hasta casa. Comimos algo, y pusimos punto y final a doce días de barrancos en los Alpes italianos. ¿Nuestro próximo destino? Quién sabe...


Datos de interés

Acceso desde: Mondelli (Verbano-Cusio-Ossola, Piamonte, Italia)

Aproximación: Desde Piedimulera, saldremos en dirección a Macugnaga, y tras recorrer varios kilómetros, tomaremos el desvío que por la derecha conduce a Mondelli. Aparcaremos a la entrada de este pequeño pueblo y lo cruzaremos a pie, siguiendo un sendero balizado con pintura roja y amarilla hasta llegar a un puente de madera que cruza nuestro barranco. Tiempo, 20 minutos.

Descenso: Cinco personas tardamos 2 horas exactas.

Retorno: Desde el puente en el que se inicia el tramo inferior, saldremos hacia la izquierda y seguiremos el sendero hasta el pueblo. Tiempo, 5 minutos.

Cuerdas: 2 x 35 m

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails