Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

martes, 27 de marzo de 2012

BARRANC DE PERANERA


La lista de barrancos olvidados es larga, muy larga... y a ella pertenecen la mayoría de los barrancos de la Alta Ribagorça y su zona limítrofe aragonesa. En general, los descensos de la comarca, salvo excepciones como el Viu de Llevata, adolecen de información escasa, accesos perdedores y equipamiento precario, todo ello a causa -y causante- de su poca frecuentación. Este domingo, mi colega Didier y yo aprovechamos la mañana y visitamos un descenso que no es excepción a todo lo dicho: el barranco de Peranera. Y eso que tiene su encanto, es accesible y, salvo crecida, técnicamente sencillo...

Estrictamente, el Peranera (incorrectamente nombrado Peramera en las viejas guías que lo incluyen) se compone de un breve estrecho con cinco rápeles de entre siete y doce metros, tan continuados como rápidos de descender.

































































Mucho más arriba de este estrecho, podemos encontrar dos cascadas más, de veinte y dieciocho metros, pero la distancia que las separa del estrecho (kilómetro y medio de río) y la larga aproximación que requieren (de 1 h 30 min a 2 h) desequilibran la relación precio-calidad del barranco, y creo que no merecen la pena. Aunque la parte inferior, sola, es tan corta... Que cada cual valore.

El barranco se encuentra cerca de las antiguas minas de carbón de Malpàs, que llegaron a dar trabajo a unas trescientas personas y cuyo cierre, en 1972, dio inicio a la decadencia y el despoblamiento de la zona. Sus ruinas, junto a las muchas otras que salpican la comarca, son hoy testimonio mudo de prosperidades industriales pasadas y olvidadas, casi tanto como algunos de los barrancos que las rodean.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails