Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

viernes, 7 de julio de 2017

MADEIRA, LA PERLA DEL ATLÁNTICO



Debió ser más o menos en 2005 cuando en algunos encuentros de barranquismo, y también en algún que otro foro de nuestro deporte, empezaron a aparecer audiovisuales, archivos PDF y relatos sobre barrancos verticales y selváticos abiertos en una isla portuguesa del Atlántico: Madeira. Se abría un nuevo frente para los barranquistas, en un entorno muy distinto al del continente europeo y con unos descensos muy estéticos y diferentes a lo que estábamos acostumbrados a ver aquí.

A pesar de ello, ni a mis compañeros habituales ni a mí nos tiraba demasiado la verticalidad de Madeira. Más aficionados a los cañones bien formados y a los caudales alpinos, año tras año fuimos dejando la visita a la isla para más adelante, gastando nuestro tiempo y dinero en recorrer Francia, Italia o Suiza. Hasta este año.

A principios de junio de 2017, la celebración del Meeting Canyoning Madeira nos brindaba la excusa perfecta para visitar la isla y conocer sus barrancos con la información fresca y las facilidades logísticas que proporcionaba la organización, de manera que reunimos un buen equipo y nos reservamos una semanita en este pequeño paraíso atlántico.



Deportivamente hablando, el resultado del viaje fue el siguiente:

  • Canyon Capulla. Empezamos a barranquear en la isla con esta apertura reciente, sorprendente y muy bonita. Su cascada de 110 metros me pareció la mejor vertical de todas las que acabamos descendiendo allí.
  • Ribeira Funda. Breve pero bonito descenso, con un final muy digno a pocos metros del mar.
  • Ribeira do Seixal integral. El recorrido más largo y completo de los que hicimos. Mucho trabajo y largas horas de actividad para un descenso imprescindible.
  • Ribeira do Hortelã inferior. Descenso clásico, recomendado y recomendable, con magníficos contraluces.
  • Ribeira do Vimieiro. Muy vertical, con grandes cascadas enormemente estéticas. Gustó mucho.
  • Ribeira do Passo inferior. Más verticales exuberantes, selva y estética unidas.
  • Ribeira Pedra Branca. Otro pequeño descenso ideal para completar una jornada. Su balcón final con vistas al océano propicia una de las fotos más repetidas de la isla.
  • Ribeira do Inferno. El barranco más barranco de todos los que hicimos: encañonado, más horizontal que vertical, largo y con muchos rápeles. Nos dió más de lo que esperábamos.

Como ya apuntaba antes, al participar en el meeting disponíamos de la guía editada para la ocasión, con información actualizada. Además, la organización del encuentro nos hizo las combinaciones de coches en los barrancos que lo requerían, aportando vehículos 4x4 cuando era necesario. Para una primera visita a la isla, aprovechar la celebración del encuentro -normalmente anual- es lo más recomendable.

el rápel más alto del Ribeira do Inferno


Sobre Madeira

Mi viaje a Madeira llega con un cierto retraso. A estas alturas, la información sobre la isla y sus barrancos abunda en blogs y archivos PDF... Sin embargo, os dejaré algunos apuntes que os pueden ser útiles, y también enlaces a otras páginas que entran en materia con mayor profundidad.

Madeira es una isla de origen volcánico situada en el océano Atlántico, menos de quinientos kilómetros al norte de las islas Canarias y a unos 860 kilómetros de Lisboa. Junto a la isla de Porto Santo y otras islas menores deshabitadas forma la región autónoma de Madeira, parte integrante de nuestro vecino Portugal.

La isla es de pequeñas dimensiones (57 kilómetros de largo por un máximo de 22 kilómetros de ancho), y muy abrupta. Sus montañas están recubiertas de extensos bosques de laurisilva, y la mejor forma de desplazarse por ellos es siguiendo las famosas levadas, las canalizaciones que recorren la isla llevando el agua de un lado a otro para regadío y consumo humano.


¿Cómo llegar y moverse por la isla?

Dada su situación geográfica, es obvio que la única forma razonable de viajar a Madeira es en avión. En nuestra búsqueda de billetes no encontramos vuelos directos a la isla desde Barcelona o Madrid, por lo que sea cual sea nuestro punto de partida, tendremos que realizar una escala en el aeropuerto de Lisboa (Portugal). Desde este último, hay 1 hora 45 minutos de vuelo hasta el Aeropuerto Internacional Cristiano Ronaldo (!).

Para moverse con libertad por Madeira es practicamente obligatorio alquilar un coche, que puede recogerse en el mismo aeropuerto. La isla cuenta con una buena red de carreteras, y los desplazamientos son ágiles gracias a la gran cantidad de túneles que agujerean Madeira y permiten evitar los puertos de montaña y las curvas. Del aeropuerto a São Vicente, lugar que escogimos para alojarnos y situado casi al otro lado de la isla, apenas tardamos unos cuarenta minutos.

Los barrancos que bajamos finalizan en la costa y/o muy cerca de zonas habitadas. Por ello, si sólo hemos alquilado un coche y necesitamos hacer combinaciones de vehículos, nos será fácil encontrar un taxi que nos suba a la parte superior del descenso. Los taxistas ya parecen estar acostumbrados a este tipo de servicio.

mapa de la isla que señala los barrancos descendidos

¿Qué descender?

paso espectacular del Seixal inferior
Los barrancos que descendimos nosotros, y que se relacionan arriba, son las mejores opciones de la isla. A ellos hay que sumar Hortelã superior -junto al inferior forma una soberbia integral- y, cuando vuelva a ser seguro, el Joao Delgado. Su parte inferior estaba entre nuestros objetivos, pero ha sufrido grandes desprendimientos en los últimos meses y no era posible obtener permisos para su descenso. Otras joyas de la isla, de las que sólo puedo hablar de oídas, son el Córrego da Beira do Lombo Queimado superior (citado en Descente-Canyon como Jungle Rain) y el Ribeira da Água do Vento inferior (citado en Descente-Canyon como Méga). Con cascadas de 105 y 170 metros respectivamente, estos dos últimos comparten el ser más técnicos que los anteriores, con fraccionamientos delicados y múltiples desviadores.

Sean cuales sean los descensos que os interesen, antes de bajarlos es necesario pedir autorización vía web al Instituto das Florestas e Conservação da Natureza de Madeira. Al respecto, he de decir que antes de nuestro viaje intenté obtener los permisos durante semanas, primero a través de la web y posteriormente por correo electrónico... y no hubo manera: la web no funcionaba y no respondían mis correos. Afortunadamente, de este tema también se encargó la organización del meeting.



casas de São Vicente
¿Dónde dormir?

Madeira lo tiene todo para ser un destino turístico de primer orden. Sin embargo, en la franja de la costa norte por la que nos movimos no vimos la acumulación de hoteles que acostumbra a saturar nuestras costas del Mediterráneo. Echando un vistazo a algún que otro portal de reserva de hoteles, parece que éstos se encuentran sobre todo en la costa sur, mientras que la franja que va de São Vicente a Porto Moniz -donde se encuentra la mayoría de los descensos- es más tranquila y está menos masificada. Nosotros y otros grupos con los que coincidimos optamos por alquilar una casa en la zona, y dada la idiosincrasia de sus poblaciones, pequeñas y de casas bajas, y los buenos precios que encontramos, me parece la mejor opción si el grupo es lo suficientemente numeroso.




¿Cuándo ir?

Los barrancos de la isla no son demasiado caudalosos, por lo que la época propicia será aquella en la que hayamos dejado atrás las lluvias y el mal tiempo, pero los descensos conserven un buen caudal. Las estadísticas dicen que junio es el mes con menos precipitaciones seguido de julio y agosto, por lo que aquel parece el mejor mes para viajar a Madeira. Avanzado el verano, los caudales serán probablemente demasiado bajos.



Otros datos útiles
 
Los barrancos de la isla aparecen detallados a fondo en la guía Canyons de Madère. Descentes sportives et randonées, de Antoine Florin (año 2007, en francés). Seguramente es la obra más completa acerca de Madeira, pero por desgracia parece difícil de conseguir. La alternativa la constituyen las guías editadas por la organización en cada edición del Meeting Canyoning Madeira, unas guías que, si bien no están a la venta, con suerte pueden encontrarse y descargarse en PDF gracias a sus autores. No recogen todos los descensos de la isla, pero sí los más habituales, y cuentan con la ventaja de proporcionar información reciente y en castellano.

Junto a la guía de descensos, siempre es recomendable moverse por la isla con la ayuda de un mapa topográfico o, al menos, uno de carreteras. Nosotros usamos el mapa Madeira de la editorial Freytag & Berndt a escala 1:40 000, que nos resultó más que suficiente. Si lo que buscáis es cartografía para GPS, en Alternativaslibres.org y otros sitios encontraréis mapas para Garmin basados en Open Street Map, tanto de Madeira como de muchos otros lugares.


Si queréis saber un poco más sobre Madeira y sus descensos, podéis visitar por un lado la página oficial de turismo de la isla, y por otro lado, alguno de los reportajes que otros barranquistas han escrito ya sobre ella. Un buen ejemplo es el par de entradas en el que los compañeros de NKO-extreme relatan sus dos viajes a estas tierras.

volviendo del Ribeira do Inferno, con un paisaje de ensueño

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails