Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

martes, 29 de octubre de 2013

CANYON DU DIABLE


17 de octubre. Eran las nueve de la mañana cuando entramos en le Bourg d'Oisans (Hautes Alpes, Francia), siguiendo la carretera que parte de Grenoble. Como muchas otras poblaciones de alta montaña en estas fechas, la ciudad parecía adormecida, aletargada, superando la resaca de la temporada estival mientras esperaba la llegada del invierno, la nieve y los esquiadores. Muchos comercios estaban cerrados y faltaba vida en las calles, aunque esto último no debía extrañarme: al fin y al cabo, estábamos en Francia... En esta época de impasse, y con el maletero de nuestro coche lleno de petates, cuerdas, cascos y otros trastos de barrancos de colores chillones, atravesamos casi furtivos unas poblaciones llenas de referencias al esquí, por una parte, y al ciclismo por otra.

El plan previsto para nuestro primer día en la zona era el Canyon du Diable (v5a5IV), que nos debía servir para tomarle la medida a los caudales de la zona. Al pasar con el coche por el puente que parte en dos el descenso, nos pareció que el volumen de agua que corría por él era muy asequible, y así fue: acabamos recorriendo el barranco en el tiempo previsto por las reseñas, y sin problema alguno.

Sobre el barranco en sí, he de decir que nos gustó. El granito favorece la formación de barrancos encajados y pulidos, y el agua ha hecho un bonito trabajo aquí, creando un recorrido sinuoso y de mucha continuidad. Con el caudal que encontramos no tuvimos problemas, pero observamos unos cuantos pasos estrechos que pueden complicarse bastante con un caudal mayor. Por otro lado, muchas reseñas avisan del mal estado del equipamiento: sin embargo nosotros lo encontramos, en líneas generales, de calidad -químicos y parabolts- y en buen estado. Aún así, viendo los volúmenes de agua a los que llegan a estar sometidos los descensos de esta zona -en este caso, por tener una presa en cabecera- no está de más ser precavidos y llevar material de repuesto.

Como tantos otros, este descenso puede dividirse en dos partes: la primera va desde el inicio hasta un molino, zona en la que puede escaparse si el caudal es excesivo; y la segunda desde aquel y hasta desembocar en el río Venéon.


primer rápel del descenso, bajo el puente
el granito y sus vetas, en los primeros pasos


estrechez y sinuosidad
abundan los rápeles cortos de pozas poco profundas


destrepe delicado, sin instalación
en su recorrido, el agua aprovecha grietas y fallas

otro rápel corto, más aparente desde arriba...
...que desde abajo: sin problema alguno


Una vez en el molino, tenemos una última oportunidad de abandonar. Tras ella entraremos en el segundo tramo y encontraremos un breve tramo vertical, con tres rápeles encadenados de los que no debemos fiarnos: una placa recuerda la muerte de un barranquista en este punto en el año 2000.


el molino, punto de escape
rápel de 20 metros, al inicio de la segunda parte

El resto del tramo lo forman algunas secciones encajadas y estrechas, y de nuevo tres rápeles encadenados, en una zona más caótica.

la segunda parte tiene tramos muy engorgados y con gran ambiente


 En esta última parte nos pareció encontrar un caudal superior al inicial.

bonito embudo en caso de caudal alto...
atacando la tirada final de rápeles


penúltimo rápel
la emoción, al final




Pocos metros antes de llegar al río Venéon, por la izquierda sale el sendero de retorno. De nuevo en Saint Christophe en Oisans, mientras Carrasco se sacrificaba y subía a pie a buscar el coche, David y yo entramos en calor con un café con leche en el pintoresco hotel de la foto, regentado por una señora y su legión de gatos.



Datos de interés

Acceso desde: Saint Christophe en Oisans (Isère, Francia)

Cuerdas: 2 x 30 m (rápel más largo, 22 m)

Aproximación: con combinación de coches, inmediata

Descenso: de 4 a 5 h según caudal

Retorno: inmediato con combinación de coches

Combinación de coches: Aunque posible, no es necesaria. En caso de tener un sólo vehículo, puede dejarse en el pueblo y caminar unos treinta minutos de acceso y otros tantos de retorno.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails