Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

miércoles, 22 de agosto de 2012

OGLIANA DI QUARATA


31 de agosto. Ossola, día 3. La meteorología seguía siendo estable, por lo que el día era ideal para acometer alguno de los barrancos más largos. Optamos por el Ogliana di Quarata (v5a4V), un descenso que entre acceso y descenso ocupa una jornada completa. Contínuo, bonito y deportivo, es tan acuático como Isorno o Variola, pero en su tramo final se muestra más técnico. ¡Y debe serlo mucho más en condiciones de caudal alto! Las instalaciones son buenas -parabolts y chapas inox unidas con cadena- y están bien situadas, generalmente en posiciones altas, pero aún así encontramos bastantes con los típicos restos vegetales de crecida. Quizá esas crecidas expliquen un misterio... y es que en muchas de las instalaciones, encontramos el parabolt inferior desnudo, sin tuerca, y la chapa inferior en el aire, colgando de la cadena y sujeta tan sólo al parabolt superior. Posiblemente, alguien ha sacado las tuercas de los parabolts inferiores de las reuniones para evitar que las crecidas las dañen. Lo malo es que salvo que lleves un juego de tuercas de 12 mm encima, en muchos casos te acabas colgando de reuniones monopunto que no dan demasiada confianza.

No hace mucha gracia, no
Instalación del rápel anterior al R40m. Cauce ancho y reunión situada a unos dos metros por encima del agua.




Para descenderlo, desde Domodossola habrá que desplazarse hasta el pueblo de Quarata. Avanzando por la carretera que lo cruza (la Via Provinciale), buscaremos en su lado montaña un edificio gris y destartalado, correspondiente a una trattoria que debe llevar muchos años cerrada. Dejaremos por aquí el coche, y dos esquinas más al norte tomaremos la via San Lorenzo, un camino empedrado que asciende primero hasta la aldea del mismo nombre, y sin pausa, sube después hasta un segundo núcleo de casas. Sin entrar en él, seguiremos a la derecha por un sendero entre el bosque, hasta llegar a una tercera aldea. Cruzaremos sus casas en dirección norte, y en un oratorio recuperaremos el sendero, que sigue subiendo. Pasaremos un mirador con excelentes vistas del valle, subiremos un repecho hasta lo alto de un barranco, y en un cruce nos desviaremos a la derecha para acabar llegando a las ruinas del pueblo de Mura, una muestra más del aislamiento en que antaño vivían algunas comunidades del medio rural. A la izquierda de lo poco que queda en pie, tomaremos un camino que desciende de forma empinada hasta un puente sobre el cauce. Las guías dicen que todo esto lleva una hora y media, pero nos pareció imposible. Quizá porque nos liamos, o quizá porque estamos en baja forma.

Las vistas de Domodossola y su valle dan una buena excusa para parar y tomar aire

Las ruinas de Mura, el pasado rural de Ossola perdido en lo alto y en medio del bosque

Empezamos, y tras algunos obstáculos sin demasiado interés, el barranco se encaja. La estética típica del granito crea espacios estrechos, pulidos, luminosos... En ocasiones, el barranco llega a estrecharse mucho, formando pasillos de un metro de ancho.










Como decía, llegados a su segunda mitad afrontaremos los pasos más técnicos. El primero será la cascada de 40 metros, el rápel más alto del barranco, con una reunión alejada y expuesta a la que habrá que llegar montando un largo pasamanos o autodescuelgue. Poco más adelante, encontraremos otro rápel, de 25 metros, en el que un pasamanos descendente (que encontramos instalado) conduce a una lejana instalación. Para llegar hasta el inicio del pasamanos, expuesto, en alto y a la izquierda, había una cuerda fija, pero nosotros la encontramos enredada. Una vez asegurado el paso y alcanzado el pasamanos, optamos por hacer un rápel guiado a través de él hasta llegar a la reunión.


Natxo montando el pasamanos del R40m
Al R40m le sigue un plano inclinado de 20 metros



Haciendo el guiado en el rápel de 25 metros, la última verdadera dificultad técnica del descenso

Superado ésto, no hay mucha más tela que cortar. Varios rápeles cortos más nos llevan a zona abierta, con el punto y final en una gran badina y las casas de Quarata detrás. Al más puro estilo ticinés.



No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails