Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

sábado, 25 de septiembre de 2010

NESTE DE SAUX INFERIOR


Tarde o temprano todo llega a su fin, y nuestra escapada de seis días por los Pirineos Atlánticos franceses no iba a ser una excepción. Como fin de fiesta, para el último día habíamos dejado el descenso de la Neste de Saux, un barranco de nivel (D+, v4a5III) y fuerte caudal habitualmente. Igual que el día anterior en el Ossoue superior, el caudal fue menor del esperado. Una lástima, ya que para mí se trataba de una repetición y esperaba encontrar al menos el caudal de mi visita anterior, hace tres años. Para la ocasión se nos unió Edgar, que venía arrastrando las consecuencias de las fiestas de Barbastro, y al que debo agradecerle parte de las fotos que aparecen aquí. Su crónica del descenso puede verse en su blog, Es la vida mejor.


Si partimos de Bielsa, para llegar al barranco debemos seguir la carretera A138 en dirección norte y cruzar al lado francés. Una vez en territorio galo, continuaremos carretera abajo hasta llegar al antiguo puesto fronterizo, en una doble curva pronunciada. Aquí empieza el descenso, pero antes debemos seguir con el coche y bajar hasta un cruce, continuar por la D118 en dirección a Aragnouet y al poco llegar al puente sobre la Neste de Saux, para dejar allí el primer vehículo. Con el segundo volveremos atrás, al antiguo puesto fronterizo, y aparcaremos justo antes y a la izquierda, junto a un edificio abandonado y un almacén. Por detrás de estos empieza el descenso.

Los primeros pasos consisten en un par de rápeles de 10 y 12 metros, más un tercero de 5 que puede saltarse.
























Éstos nos dejan en la primera dificultad destacable del descenso, el cuarto rápel, de 15 metros. La cascada tiene una marmita intermedia, y justo sobre ella, el chorro de agua cruza de derecha a izquierda y debe atravesarse. En función del caudal, puede ser muy difícil o directamente imposible, aunque hay desviadores instalados para evitarlo.


























Superado esto, un rápel de 8 metros sin dificultad conduce al segundo paso complejo, un rápel de 18 metros a través de un canal estrecho en el que el agua, si el caudal es alto, nos cubrirá completamente. Puede montarse un pasamanos para evitarlo.

























Después vienen un par de resaltes y un rápel de 20 metros, que conducen a una breve zona abierta.















El barranco vuelve a engorgarse, y entramos en otra dificultad destacable con caudal, una goulotte estrecha e incómoda de rapelar. Al final de la misma, y en un paso delicado, debemos montar un pasamanos a la derecha para llegar a una instalación desde la que haremos un nuevo rápel, de unos 10 metros.


















Esto se va acabando, pero aún nos quedan un par de rápeles. El primero es de 12 metros, y su instalación está, por ser suaves, algo vieja. Digamos que, de los tres puntos de anclaje, durante mi rápel en uno de ellos se salió la chapa del spit... A continuación llegaremos a la presa, y aunque puede rapelarse directamente al agua y salir de ella por una escalera, el paso puede evitarse por un pasamanos y un rápel que deja en el camino de salida. Optamos por esta segunda opción, ya que creo haber leído en alguna parte que estaba prohibido rapelar hasta el agua de la pequeña presa. Aunque allí no pone nada al respecto...












En cualquier caso, una vez en el camino de salida, a la derecha del dique, sólo tendremos que seguir la senda y descender por ella, en apenas diez minutos, hasta la carretera y el puente sobre la Neste de Saux.
Por duración, y tras volver a cruzar al lado español, el barranco puede combinarse fácilmente con otros descensos como Barrosa, Trigoniero u Ordiceto...










No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails