sábado, 18 de abril de 2009

BARRANCO DE PORTIACHA


Guara... Tanto tiempo sin aparecer por allí, y ahora, dos veces en un mes. La verdad es que pocas opciones teníamos para aprovechar los cuatro días de la Semana Santa: la cuestión era
compaginar meteorología, días disponibles y presupuesto, y la primera variable no prometía mucho.

Viernes por la mañana, llegamos a la zona y no deja de llover. En vista del éxito, conseguimos alojamiento en el albergue algo pintoresco de Yaso -la idea original era dormir en un camping- y buscamos algo que hacer. Bajamos algo... lo dejamos correr... Nos acercamos al párking del Vero donde nos reunimos con los valencianos Toni, Bea, Cristina y Jose. El tiempo es inestable, pero se disponen a bajar el Portiacha. ¡Qué demonios! David, Anaïs y yo nos unimos a ellos.

El acceso se realiza normalmente desde el parking habilitado sobre el kilómetro 18 de la carretera A-2205, entre Colungo y Lecina. Desde él se accede enseguida al primer rápel, por un sendero que encontraremos al final del aparcamiento.

En cuanto al descenso, el Portiacha es uno de esos barrancos cortos y que sin embargo dejan buen sabor de boca. Labrado en el conglomerado practicamente hasta el final de su recorrido, tiene poca cosa, pero de interés: un rápel de 30 metros volado, algunos resaltes y otro rápel volado, de 35 metros. Y una vez has llegado al suelo, merece la pena girarse y contemplar las paredes que acabamos de descender.


































Antes de darnos cuenta, estamos en el Vero. El retorno supone remontarlo cruzando su cauce varias veces hasta llegar a la estación de aforo, y desde allí tomar el sendero que bordea el río por su izquierda hidrográfica, pasar el pequeño descenso de Argatín y subir hacia el párking y nuestro coche. Cuidado con un Vero crecido, podríamos quedarnos bloqueados al acabar el descenso y no poder salir río arriba. Durante el retorno podemos ver las ruinas del antiguo molino.


















El descenso es tan corto que merece la pena combinarlo con uno de sus vecinos, el también breve barranco de Basender. Para esto último es mejor dejar el coche en el parking del Vero, situado un par de kilómetros más arriba, desde donde podemos acceder sin problemas a ambos descensos, y realizar primero el Portiacha para luego, sin volver al aparcamiento, remontar el Vero hasta enlazar con el acceso al Basender.


3 comentarios:

David dijo...

Habia algo en esta parte del blog que me extrañaba, pero hasta ahora no sabia que era...no salgo en ninguna foto del Portiacha!!!...Como puede ser? Yo era tu modelo del blog y ahora me has sustituido por otro modelo...que injusticia...
jejeje...esto no va a quedar asi...

Anaïs dijo...

jejejeje, si lo dices por mi.. yo te dejo eh!! Ke yo no soy fotogénica!!!!


un besuuu

Xavier dijo...

Jajajajajaja!!!! Cagoen... Aunque no salgas en las fotos, David, sabes que te sigo queriendo igual... xD

Related Posts with Thumbnails