Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

sábado, 18 de abril de 2009

BARRANCO DE LUMOS


El sábado por la mañana, nos levantamos con caudales crecidos, tiempo inestable, lluvia intermitente y nieve en los picos. Aún así nos pusimos en marcha, con la esperanza de que el tiempo mejorara y nos animáramos a hacer algo. Finalmente, sólo David y Carlos tuvieron las ganas suficientes como para ponerse el neopreno a pesar de la lluvia y el frío, y se metieron por la tarde en el Palomeras del Fornocal. El resto nos dedicamos a visitar Alquézar.














Al día siguiente, domingo, había que hacer algo. Eso sí, lo primero que hicimos fue gastar gasoil: primero pasamos por Bierge, donde se unió al grupo Tere, una simpática pelacanyons. Luego nos acercamos al parking de las Gorgas de San Julián, pero tras comprobar que hacía suficiente viento y frío como para que más de la mitad del grupo no quisiera descenderlo, desandamos el camino y nos encaminamos al barranco de Lumos.

El acceso al descenso se realiza por la misma carretera A-2205, entre Colungo y Arcusa, unos kilómetros más arriba del párking del Vero: el aparcamiento está entre los kilómetros 21 y 22. Desde allí, debe tomarse a pie la pista que retrocede prácticamente paralela a la carretera. Asciende ligeramente, y enseguida vemos a nuestra derecha el circo de entrada. Subiendo a lo alto de la loma, tomaremos un sendero a la derecha que bordea el circo; avanzaremos por él, y al llegar a una cresta divisoria bajaremos hasta los estrechos, entrada habitual para este descenso.
Sin embargo, y como entrada alternativa, podemos empezar el descenso por el afluente situado al otro lado de la cresta divisoria. Es la opción que, sin pretenderlo, seguimos nosotros...















Bajando por aquí los rápeles son más cortos (el más largo tiene nueve metros), y acabamos desembocando de repente, casi sin darnos cuenta, en lo más angosto del barranco de Lumos.







































Todo el conjunto está labrado en el conglomerado. El afluente nos deja en el tramo más estrecho de su principal, en la entrada a una zona de oscuros en los que progresar exige a veces quitarse la mochila.







































De aquí en adelante nos queda avanzar por el cañón, superando pasillos, un par de rápeles de ocho metros y diversos resaltes.







































Finalmente llegamos a un estrecho calcáreo. Antes de entrar en él, un hito nos indica el camino de salida a la derecha -según indica Enrique Salamero en su Sierras de piedra y agua, este último estrecho merece la pena y también podremos salir del cañón tras él-. Ascenderemos por el sendero hasta un collado, y desde allí seguiremos la senda que remonta el Lumos bordeando sus paredes. Alcanzaremos el circo inicial, y una vez en la pista de acceso volveremos por ella al coche.














4 comentarios:

Aixara dijo...

Hola Xavier, muy buenas las crónicas, hay que ver como te lo curras.
A ver si en la próxima salida el tiempo acompaña más.
Besos a todos.
P.D David ¿ como ha quedado el parche en el neopreno? ahora es un neopreno experimentado jajajaja

David dijo...

Hola Tere.
El Xavi siempre se curra mucho sus cronicas. es el amo...
Mi neopreno ya parece de profesional...jejeje, me lo rompi bajando el Eriste IV en crecida y tal...juas!!!
Un abrazo!!!

Xavier dijo...

Bueno bueno... no me hagais la pelota, que al final me voy a poner colorado!!!!

Y David, tú tranquilo... en crecida no lo sé, pero de este año no pasa que conozcas el Eriste IV, jejeje.

Nos vemos!!!!

David dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Related Posts with Thumbnails