Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

domingo, 12 de septiembre de 2010

GORGES DE BITET INFERIOR


¡Ah, el Bitet! Este descenso es un clásico, el mejor del valle de Ossau y uno de los destacados de la región. Hacía varios años que no lo visitaba, y ya sólo recordaba que me había gustado mucho, de manera que se imponía volver a él durante este viaje. Después de haber hecho el Cap de Pount por la mañana, sin quitarnos el peto subimos al coche y nos desplazamos los apenas diez kilómetros que separan ambos descensos.

El barranco se encuentra entre las poblaciones de Gabas y Eaux-Chaudes: yendo de la primera a la segunda por la carretera D934, justo antes de la central hidroeléctrica de Migebat, cruzaremos por un pequeño puente nuestro descenso, cuyo final veremos a la izquierda. Hay sitio para dejar aquí nuestro coche, aunque algo justo. También podemos dejarlo en la misma carretera, algo antes del puente. A pie, retrocederemos un poco más y tomaremos una pista, con un cartel que indica "Foret domaniale du Bitet", que asciende bordeando la garganta por su orilla derecha orográfica. En unos 30 minutos, y poco antes de un puente, veremos un sendero que baja al cauce, muy próximo. Es nuestra entrada.

Una vez cambiados, iremos directos al grano. Para mí, el descenso tiene dos partes bien diferenciadas, y esta primera, más técnica, consiste en una garganta estrecha, formada y pulida y de una cierta verticalidad, en la que se superan diferentes cascadas mediante rápeles, saltos y destrepes, y en la que el agua se manifiesta en toda su plenitud y puede hacernos trabajar bastante con caudal elevado. Se empieza con un salto y un rápel de 15 metros, ¿posible tobogán?.








Luego vienen un par de resaltes, que pueden superarse saltando, y uno de los puntos más característicos del descenso, un rápel de 20 metros en el que el agua forma una ola de izquierda a derecha. En función del caudal, puede rapelarse desde la cabecera o desde el final de un pasamanos que nos aleja del chorro.




















Tras el siguiente rápel, sin ninguna particularidad, y justo antes del que le sigue, nosotros encontramos cortada la progresión por el barranco: a causa de los desprendimientos provocados por la tempestad Xinthia y las tormentas de principios de mes, se había balizado aquí una salida hacia la pista, que evita un tramo de pasillo en el que había peligro de caída de árboles y piedras al cauce. Algo más adelante, se ha marcado un sendero de retorno al cauce, pasado ese tramo y justo antes del inicio de la gran gorga. Nosotros decidimos seguir la recomendación, ya que el tramo saltado no era más que un pasillo sin dificultades remarcables, y que por otra parte, la visión de lo que esperaba más abajo no era reconfortante...









Presumiblemente, en la fecha en la que escribo esta entrada ya se habrá limpiado ese tramo y será posible el paso. Una vez devueltos al cauce, como decía, viene un tramo ciertamente espectacular: un pasamanos y un rápel de 30 metros que nos desciende al interior de una oscura grieta, mientras nos envuelve el rugido de su potente cascada y ascienden nubes de agua pulverizada. Estamos en la parte más oscura y profunda del descenso. Ya abajo, avanzaremos por un oscuro pasillo, subterráneo en su tramo final...

















... y saldremos a la segunda parte del descenso, básicamente un largo y acuático desfiladero en la que prima lo estético. Eso sí, si antes ya había caos de troncos, ahora su número es excesivo. Intercalado, haremos todavía algún rápel más.

















Tras el último resalte, el barranco gira a la derecha y se nos aparece el pequeño puente de la carretera, a la que accederemos por la derecha. Como observación, bajo el mismo hay una tabla de medición de caudales, que puede servir de indicación a la hora de valorar si entrar o no. A la salida de nuestro descenso, que valoramos con caudal normal, dicha tabla marcaba 32.
















En definitiva, un descenso magnífico, que a pesar de los troncos de su segunda parte sigue siendo totalmente imprescindible.

4 comentarios:

David 'sml' Domingo dijo...

El primer rápel de 15m es tobogan. Hay que echarle un poco de valor por eso :)

Casi siempre suele tocarse un poco, así que no entrad muy rígidos.

Xavier dijo...

Ya ya... digamos mejor que el primer rápel de 15m PUEDE hacerse como tobogán. A mí no me verás toboganear ahí...

Jorge Nogueira dijo...

Reportagem muito boa!
Ficou na minha agenda para fazer breve!
Obrigado pela partilha :)
Abraço

Carlos Gracia dijo...

Yo lo he hecho 3 veces las 2 primeras lo salte y la tercera decidí hecharle un par y me dejé llevar por el tobogán " Un pasote"

Related Posts with Thumbnails